“GUAU-WOOF-BAU” LA ONOMATOPEYA Y SU TRADUCCIÓN

Según lo define la Real Academia de la Lengua Española (RAE) onomatopeya es la formación de una palabra por imitación del sonido de aquello que designa.

El lingüista Wilhelm von Humboldt distingue entre tres tipos de sonidos:

➢ Sonidos directamente imitativos

➢ Sonidos que se crean a partir de un tercer factor común al sonido y al objeto

➢ Sonidos que designan basándose en una relación entre el concepto y el sonido

Una de las clasificaciones más simples es la que realiza Raymond Chapman en su obra The treatment of Sounds in Language and Literature del año 1984 (citado por Mayoral, 1992, p. 108) de la siguiente forma:

➢ Vocalizaciones no-verbales humanas

➢ Sonidos naturales no-humanos (producidos por: animales o fenómenos naturales)

➢ Sonidos artificiales (producidos por: instrumentos mecánicos, música o interferencias del ser humano con objetos)

En cuanto respecta a las onomatopeyas, cabe decir que estas deben traducirse. ¿Pero cómo? ¿Por qué?

Las onomatopeyas pertenecen al grupo de interjecciones. Son palabras que no varían y que expresan sentimientos y emociones, por lo que suelen pronunciarse o transcribirse con una entonación exclamatoria que la hace que resalte. Existen en todos los idiomas, de un idioma a otro difieren pues fonéticamente, los idiomas son diferentes y por ello están sujetas a la traducción. Frecuentemente las encontramos en la traducción audiovisual, la literaria y de comics.

Las onomatopeyas se han convertido en una de las mayores complicaciones para un traductor. A veces es difícil encontrar un equivalente en nuestra lengua por dos razones principales: no hay equivalente, y en el caso de que exista, no es muy común y es un verdadero dolor de cabeza formularlo gráficamente en español y poder entenderlo.

A parte de las normas lingüísticas, con las onomatopeyas encontramos también un intento de reproducir el sonido gráficamente. Se trata de una reproducción que a la hora de articularlo mediante los fonemas estará sujeto, en cada idioma, a diferencias fonéticas variando, por consiguiente, la transcripción del sonido.

Cada lengua usa unos recursos diferentes para expresar las onomatopeyas. En algunos idiomas las onomatopeyas expresadas mediante verbos, como por ejemplo en inglés “cough” (sonido para toser) pero en otros idiomas puede ser diferente como en el español quizás podríamos escribir “cof cof”.

A veces encontramos onomatopeyas que no provienen de verbos como sería el caso del ladrido de un perro que proviene de la voz del perro: “GUAU-WOOF-BAU” (en español, inglés e italino respectivamente). ¿Ahora entiendes por qué si le dices “¡guau, guau!” a un angloparlante  o a un italoparlante no sabrá que te estás refiriendo a un perro? He allí en donde radica la importancia de traducir, podemos ver cómo un mismo sonido puede representarse de distintas formas de cultura a cultura.

Es muy importante cuando intentamos comunicarnos en otro idioma, en ocasiones nos ayudamos de expresiones faciales, gestos o posturas; y,  en el caso del lenguaje escrito, apoyarnos en las onomatopeyas para intentar que nuestro interlocutor nos entienda y capte las emociones como deciamos anteriormente. Si las onomatopeyas no se traducen, sino que se toman prestadas de otra lengua (lengua de origen) las reglas de pronunciación hace que los lectores no la lean como los lectores de la lengua original y por tanto resulte incomprensible. En dado caso, si optamos por esta técnica, lo mejor sería escribir tal y como se pronuncia; como por ejemplo,  el sonido de una explosión en inglés como “boom” deberiá adaptarse a las reglas del español y quedar como “bum”, pero esto puede resultar peligroso, pues no siempre podría producir el resultado deseado.

Para evitar errores al traducir, lo mejor es siempre buscar los servicios de traducción de una agencia de traducción o de un traductor profesional, así cuando nos refiramos al ladrido de un perro a un hispano hablante, un anglo partlante o un italano parlante, entenderá perfectamente si escribimos en su idioma “GUAU, WOOF, o BAU”.