TRABAJAR COMO TRADUCTOR DE LAS NACIONES UNIDAS

Trabajar como traductor de la Organización de las Naciones Unidas debe ser una experiencia excepcional. No tengo la dicha de haberlo experimentado, pero si tengo el honor de pertenecer al equipo de traductores voluntarios de la ONU y ¡es genial!

Como ya es de todos sabido, las Naciones Unidas nació el 24 de octubre de 1945, un mes después de concluida la Segunda Guerra Mundial como un acuerdo para mantener la paz en el mundo.  Es una organización conformada actualmente por 192 Estados soberanos, en donde cada uno de sus miembros se ha afiliado voluntariamente. Entre los objetivos es trabajar y promover la paz mundial, la seguridad de los pueblos, promover la amistad entre todas las naciones y apoyar el progreso económico y social, luchando contra la pobreza y la injusticia en el mundo.

La ONU, a nivel mundial, es una de las organizaciones con un gran número de traductores profesionales entre sus empleados. La traducción se desarrolla entre los seis idiomas oficiales los cuales son  el inglés, el francés, el español, el ruso, el chino y el árabe, a los que se añadiría el alemán, los cuales se puede decir que son pocos comparados con los que se trabajan en la Unión Europea que son veinticuatro.

Para poder ser traductor de la ONU hay que rendir exámenes para los cuales hacen convocatorias. Sin públicas las fechas en las que se llevará a cabo el concurso (Language Competitive Examinations) para trabajar como traductor en la ONU. Se dice que son exámenes altamente complicados y aprobarlos es un gran reto.

Estas pruebas se realizan sin el auxilio de un diccionario y sin computadora, algo a lo que la mayoría de los traductores de hoy en día no suelen estar acostumbrados. Es un examen muy largo y muy difícil de superar, especialmente para traductores sin mucha experiencia laboral. No se necesita tiempo para elaborar una versión sucia y luego pasarla a limpio, pero, si es necesario, se permite tacharla, siempre y cuando la versión definitiva sea claramente legible. También hay que tener en cuenta que es un examen que se realiza a mano, pues no se permite el uso de computadoras, por lo que en algunos casos, el proceso puede ser más lento de lo normal y los candidatos pueden sufrir las consecuencias del cansancio.

Los servicios de traducción son seis (uno para cada uno de los seis idiomas oficiales), a los que hay que añadir una sección de alemán, que ha establecido su propio departamento.

La Asamblea General decidió que todos los puestos que requieren conocimientos lingüísticos especiales los cuales deben cubrirse exclusivamente mediante concursos internacionales. Los concursos se celebran en función de la necesidad de cubrir las plazas vacantes, generalmente cada 3 años.

Entre los requisitos para poder participar en esta prueba están:

– Lengua materna: uno de las lenguas oficiales

– Título universitario en traducción o equivalente

– Buen conocimiento de otros dos idiomas oficiales como árabe, chino, inglés, francés, ruso y español.

(+) Tercer idioma

(+) Amplios conocimientos de cultura general: leer mucho

(+) Especialización en campos como el derecho

– Cumplir los requisitos sobre formación que se especificarán en la convocatoria.

– Tener como máximo 56 años de edad.

– Tener destreza en el uso de computadoras y procesadores de texto.

– Conocer terminología especializada

En el examen se valoran, sobre todo, la velocidad y la precisión que demuestren los candidatos. Se exige un idioma con un vocabulario muy rico, una excelente redacción, una buena sintaxis y, por supuesto, una ortografía impecable.

Una vez aprobado el examen, los candidatos seleccionados hasta el momento deben realizar una entrevista para comprobar si tienen en cuenta los valores que todo funcionario internacional debe tener, como la integridad, la profesionalidad y el respeto a la diversidad, y si cuentan con las competencias que se consideran necesarias para este tipo de empleo, en el caso de los traductores: la comunicación, el trabajo en equipo, el afán de aprender y el interés por la tecnología.

Por otra parte, las habilidades y los conocimientos que tiene que tener un traductor para trabajar en cualquiera de las organizaciones internacionales, especialmente en la ONU, se pueden clasificar en seis grupos: “Tipos de conocimiento”, “Habilidades de comprensión y análisis”, “Habilidades de producción de texto de destino”, “Habilidades de investigación”, “Habilidades informáticas” y “Otras habilidades relacionadas con el trabajo de traducción”.

Se tiene que tener además conocimientos de terminología,  gramática,  expresiones y demás aspectos de la lengua de origen para comprender correctamente el texto que se ha de traducir, de la cultura origen, del tema y de la propia Organización y su funcionamiento, con el fin de realizar una traducción adecuada para esta. Además, poseer unas habilidades especiales de comprensión y análisis. Y no es de extrañarse, en la industria de la traducción estos siempre serán parte de los requisitos, sea que nos desenvolvamos como traductores independientes o que ofrezcamos nuestros servicios a las distintas agencias de traducción.

Los candidatos que aprueban se agregan a una lista y se convocan a medida que surgen las vacantes en la Sede de las Naciones Unidas (Nueva York), en las Oficinas de las Naciones Unidas en Ginebra, Viena y Nairobi o en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, con sede en Santiago de Chile. También es posible que se contacte a los candidatos que aprueben  cuando se necesiten traductores autónomos.

Las Naciones Unidas es una de las organizaciones con el equipo más grande de “profesionales del lenguaje” que trabajan como: redactores  de documentos originales, correctores, editores, intérpretes, auxiliares referencistas, terminólogos y traductores. Estos puestos no están reservados a titulados en áreas de la lingüística sino también de áreas como el periodismo, el derecho, la economía, la ingeniería e incluso la medicina, por lo que si dominas al menos uno de los idiomas oficiales de la organización, esta puede ser una buena oportunidad para trabajar como traductor y formar parte de ella.

Las Naciones Unidas ha desarrollado “El Manual del Traductor de la ONU” cuyo objetivo es homogeneizar las estrategias de traducción para obtener unos textos consistentes, precisos y coherentes. Viene a ser como una guía de estilo para obtener traducciones de alta calidad y precisión. Adicionalmente, la ONU también ha desarrollado un Dudario dividido en las siguientes categorías: general, jurídico y contable y presupuestario.

Sin duda, son fuentes de gran calidad y utilidad a las que podemos recurrir siempre en nuestro día a día como traductores ya que están disponibles para todos.  Abajo te dejo los enlaces para que puedas dar un vistazo.

Manual del Traductor

https://dcs.unon.org/sites/default/files/STS%20-%20Manual%20del%20Traductor%20%2811.12-v1.1%29.pdf

Dudario General

https://onutraduccion.wordpress.com/pref/entradas/

Dudario jurídico

https://onutraduccion.wordpress.com/pref/dudario-juridico/

Dudario contable y presupuestario

https://onutraduccion.wordpress.com/pref/dudario-contable-y-presupuestario/

Manual de actas resumidas

https://onutraduccion.wordpress.com/manual/actas-resumidas/

 

El lenguaje evoluciona y cambia constantemente. Muchos términos se vuelven obsoletos y caen en desuso. Las Naciones Unidas buscan profesionales que tengan un alto nivel de especialización en el mayor número posible de temas tratados en la Organización. Trabajemos o no para la ONU, los traductores debemos estar en constante formación y evolución. Es importante que siempre busquemos nuestra superación y la perfección en nuestra profesión. ¡A través del esfuerzo en nuestro trabajo, todos podemos hacer un cambio positivo en nuestro mundo!