LAS TRADUCCIONES PRECISAS EN EL CAMPO DE LA FARMACIA SON FUENTES IMPORTANTES DE INFORMACIÓN

Una buena traducción farmacéutica es esencial para asegurar una comunicación eficaz en las transacciones comerciales, traducciones para revistas especializadas, prospectos, artículos científicos, artículos, ensayos clínicos y documentación de diversas especialidades médicas. Además, permite una investigación y desarrollo más fácil y eficaz en el ámbito de la salud.

En todo el mundo, los laboratorios de investigación están trabajando en nuevos fármacos. Las empresas comercializan sus productos en forma de comprimidos, polvos solubles o aerosoles cuyos envases y prospectos contienen información importante para el médico, el farmacéutico y el paciente (indicaciones de dosificación, advertencias, información sobre posibles efectos secundarios y contraindicaciones).

Un medicamento nuevo y eficaz contra una enfermedad no es sólo una tarjeta de presentación para un laboratorio, sino también una señal reveladora del compromiso del mismo con la evolución y el progreso. La aprobación del ingrediente activo de un medicamento es un proceso largo y a menudo implica décadas de investigación y una gran inversión en la realización de múltiples estudios. Los costos de todo este proceso no se transfieren simplemente al precio de compra del medicamento. Se puede ahorrar dinero en algunas áreas, pero cualquiera que intente hacer esto con las traducciones está siguiendo un camino que puede tener graves consecuencias para algunos pacientes. Cuanto más precisa sea la información reproducida en la lengua de destino, menor será el riesgo de interpretación errónea. Las traducciones de textos farmacéuticos, cuando son realizadas por profesionales debidamente cualificados, reproducen la información original de forma precisa y clara.

La redacción clara de las instrucciones de dosificación y las contraindicaciones es especialmente importante en el prospecto de los medicamentos. Qué enfermedades existentes anteriormente hacen que el uso de un determinado medicamento esté contraindicado y qué efectos secundarios pueden producirse son información básica importante tanto para el médico como para el paciente.

Las compañías de seguros de salud se quejan del creciente número de errores de tratamiento: el 5% de los errores médicos son el resultado de una interpretación incorrecta de la información contenida en los registros de los pacientes, los prospectos y los estudios en idiomas extranjeros.

Es por eso que cualquier traducción requiere que el traductor técnico sepa realmente lo que está traduciendo. El término “traductor técnico” es casi tan amplio como “traductor” porque puede asociarse a muchas áreas diferentes. La traducción médica y la traducción para la industria farmacéutica son muy sensibles en cuanto a la terminología técnica.

Dado que se trata de un sector muy regulado, por ejemplo, en el registro obligatorio de patentes y su traducción, el requisito de calidad es evidentemente muy elevado.

Nada es más importante que la precisión en la entrega de traducciones que tendrán un impacto directo en el consumidor del producto. Dado que su uso está asociado a razones de salud, toda la información debe estar correctamente traducida y de manera comprensible y clara.

Para ello, siempre lo más recomendable es contratar los servicios de un traductor profesional especializado, o bien una agencia de traducción que, por precios accesibles, puede asegurar la calidad de las traducciones mediante lingüistas con formación especializada, familiarizados con la terminología profesional médica y/o farmacéutica.